Imaginemos por un momento un mundo habitado exclusivamente por payasos...

las guerras se harían con pasteles de nata, se aplaudirían los fracasos y para hacer un regalo bastaría un palo y una caja de cartón

Estás aquí:
Go to Top