Mi tesoro

Una noche, Pep escuchó un ruido y se despertó, abrió un poco los ojos y vió que su hermana Helena entraba por la ventana. Por cierto,que por poco no cae al suelo porque el pijama se le quedó enganchado en algún sitio.

Pep, no se movió, no dijo nada, sólo miraba con curiosidad. De puntillas, para no hacer más ruido, Helena se dirigió al armario y cogió una caja que había dentro y guardó una cosa. Después se dirigió a la cama y se durmió.

Pep estaba tan alucinado que no podía dormir, la curiosidad no le dejaba dormir. ¿De dónde venía su hermana y porqué había entrado por la ventana? Y lo más importante ¿qué había guardado en aquella caja? Y pensando, pensando se durmió.

A la mañana siguiente, Pep comprobó que su hermana había subido gracias al árbol que tenían junto a la ventana de su habitación pero ¿de dónde venía?

Sus padres y su hermana se fueron de compras y se quedó sólo en casa; no se lo pensó dos veces, subió a la habitación para abrir la caja misteriosa y poder ver su contenido.

¿Sabéis lo que encontró? ¡Un papel doblado!

¡Era el mapa de un tesoro!

El mapa indicaba claramente la situación del tesoro, debía ir a por él.  4 pasos adelante, 2 pasos al lado, ocho a la izquierda,… y se encontró justo delante de la puerta de la cabaña del jardín.

Miró que no lo viera nadie y sin hacer ruido, abrió la puerta ¡estaba todo oscuro! Se dirigía a abrir la luz cuando… la luz se encendió de golpe y empezó a sonar la música; escuchó la voz de sus padres y de su hermana y de todos sus amigos que gritaban:

¡Feliz cumpleaños Pep! ¡Feliz cumpleaños Pep!

Ahora lo entendía todo, el tesoro era la fiesta que le habían preparado; la aventura estaba preparada para darle la sorpresa y con todo el misterio, su familia lo había conseguido.

 Pep, 5 anys

16.01

Comparte esto :
  • Últimos Cuentos

  • Twitter

  • Flickr