La oveja aburrida

Había una vez una oveja que estaba aburrida.
De repente, vió algo que se movía detrás de los arbustos.
Era un zorrito. Entonces la oveja le dijo:
– Sr. Zorro, ¿quieres jugar conmigo? No tengo amigos.
– Sí, claro -contestó el zorro- llamaré a todos los demás animales para que vengan a jugar nosotros.
Y llamó al cocodrilo, al lagarto, a la nutria y al corre caminos…
Jugaron al escondite, al pilla-pilla, al mata-conejos, a la comba y a muchas cosas más.
– ¡Gracias, Sr. Zorro! ¿Quieres ser mi amigo para siempre?- preguntó la oveja.
– ¡Por supuesto! – contestó el zorro- ¡Ya estamos unidos para siempre!
Fin

Por Bruno

image2

Comparte esto :
  • Últimos Cuentos

  • Twitter

  • Flickr