La flor mágica

Érase una vez una niña muy traviesa que no hacia mucho caso a sus padres… Un día, estando con sus padres en la montaña se despistó y se perdió.

Al verse sola empezó a llorar desesperadamente y, de repente, un rayo de luz la deslumbró y una pequeña hada apareció.

– ¿Qué te pasa, pequeña?- preguntó la hada- ¿Por qué lloras?

– Me he perdido y no encuentro a mis papás- respondió la niña.

– No te preocupes. En ésta montaña hay una flor mágica que te concede un deseo si le prometes algo a cambio. Yo te ayudaré a buscarla y pronto podrás estar con tus papás.

Así que, la hada y la niña se pusieron a buscar por toda la montaña.

Pasadas unas horas, la pequeña dijo:

– ¡Mira, mira, aquí está! Ya la tengo y voy a pedir volver a casa con papá y mamá.

– Sí -respondió la hada- pero tienes que prometerle algo a cambio para que tu deseo se cumpla.

– ¡Prometo hacer caso a mis padres y seré una niña buena!- gritó la niña.

Y en un abrir y cerrar de ojos, la pequeña apareció en su casa.

Por Marlot (5 años)

IMG-20151015-WA0001

Comparte esto :
  • Últimos Cuentos

  • Twitter

  • Flickr