La chica y el castillo encantado

En un sitio muy lejano, vivía una mujer en un castillo reluciente. El castillo estaba encantado, una bruja malvada le había hecho un encantamiento. Allí vivía un dragón y a todos los que iban al castillo, les hacía magia. El castillo estaba lleno de zombis y fantasmas que asustaban a todos los visitantes. De repente, vino una tormenta, que arrastró unos huevos de dragón, La tormenta era mágica porque con sus super poderes no dejaba que nadie saliera del castillo. Al cabo de un rato la mujer vio que en el comedor del castillo había encima de una mesa grande, grande, llena de candelabros, un plato de rica fruta. Pero cuando intento comérselo… pasó algo. Cogió un trozo de kiwi y al comérselo se desmayó, porque la fruta estaba envenenada. Llegó un chico muy guapo, alto y valiente que cogió a la chica del suelo y la llevó a una habitación del castillo para acostarla en el sofá. Al rato la chica se levantó y no sabía donde estaba, el chico le contó que estaba en el castillo encantado. La tormenta paró y pudieron salir de allí  juntos. Y desde ese día todavía siguen juntos los dos. Este cuento se ha acabado.
FIN

img007 (1)img004 (1)

img003 (1)img005 (1)

 

 

 

 

 

 

Comparte esto :
  • Últimos Cuentos

  • Twitter

  • Flickr